Sígueme

lunes, 19 de agosto de 2013

5:00 a.m

Después de todo no todo es tan malo, escribir a las cinco de la mañana.
Después de todo, no todo es tan malo si se deja atrás dolores de cabeza y de corazón y reflejas entre líneas lo que te pasa, lo que le pasa a mucha gente y no tiene el coraje para hablar.
Después de todo, no todo es tan malo si te desprendes del dolor y lo vuelves arte, lo vuelves palabra, sonido y canción.
Hay que bailar con el dolor, hay que escuchar al dolor, hay que vivirlo y sentirlo para dejarlo ir, solo así crecerás. Hoy es un nuevo día, uno donde el sol te regala su calor, un calor que tal vez ayer no estaba, pero hoy esta y tienes que disfrutarlo así de simple.
Nada pasa cuando queremos, pasa en el tiempo que debe ser... y ¿Quién lo decide? ¿Dios? ¿El karma? ¿Las personas?
Nadie sabe quién lo decide, pero mientras pasa hay que aprender a vivir, aprender a apreciar lo poco o lo mucho que tenemos.


Después de todo, no todo es tan malo, estas líneas se quedaron aquí, igual que mi dolor, avanzar eso es lo que se debe hacer, mirar al cielo y dejarse llevar, vivir! vivir! vivir! eso es lo que se debe hacer.